Germinar jengibre

¡Hellouli nanazares! El mes que viene tengo preparados dos vídeos semanales, no sé si lo voy a poder cumplir, porque aún me faltan cosillas de algunos, pero espero que sí porque después de mis idas y venidas creo que os lo debo. Van a ser en su mayoría de decoración, pero también habrá de costura y de plantas. El primero es este de cómo germinar jengibre, que es de esos vídeos que me da cosa subirlos porque son tan fáciles… pero a mí sí me gusta verlos, así que espero que a vosotros también. ¡Comencemos!

De entrada, deciros como siempre que aquí abajo tenéis el vídeo tutorial donde vais a ver cada palabra que digo, pero con imágenes. Ahora, es súper fácil germinar jengibre.
Solo necesitamos un jengibre, da igual que sea de supermercados o que esté en la nevera mucho tiempo. Lo importante es que tenga esas «cabecitas» porque por ahí es por donde va a brotar.
Lo vamos a forzar a que germine hidratándole y creándole las condiciones necesarias. Para ello vamos a dejarlo unas cuantas horas en un vaso con agua, y una vez absorbido todo el agua necesaria, vamos a meterlo en una bolsa de plástico, para que el agua no se evapore, y esto lo vamos a tapar con un trapo, para crearle oscuridad. Os repito que todo esto lo tenéis en el vídeo de Youtube.
Y ahora toca lo de siempre, esperar a que brote un poco, yo esperé una semana, y plantarlo es súper fácil, sólo hay que dejarlo caer en la superficie de una maceta con tierra y listo. La magia se hace sola en semanas y veréis cómo os salen unos tallos con unas hojas finas y largas como las de la foto.
Cuidados
  • Los tallos crecen a lo alto, y se vuelven verdaderamente largos, pero lo que nos interesa más es el jengibre, o mejor dicho, la falsa raíz del jengibre (porque ésta, a su vez, tiene otras raíces) Esta crece a lo ancho, así que yo os recomiendo una maceta no muy profunda pero sí muy ancha para que se llene de raíces de jengibre.
  • No es que yo haya notado que sea una planta quisquillosa, solo hay que mantenerla húmeda, como a todas las plantas. Eso sí, el exceso de agua no le gusta.
  • El sol, si os digo la verdad, a la mía le da casi todo el día y está estupendísima, pero he leído por ahí que no les gusta el sol directo, así que evitadlo.
Y poquito más que deciros. Si tenéis cualquier duda aquí estoy para responderla y aquí os dejo el vídeo del proceso que espero que os guste. Nosotros nos vemos en el próximo vídeo, ¡adiós!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *